Por Atilio Arcidiácono 
azulgris17@yahoo.com.ar   

Un error común es dar a los acuerdos la fortaleza que poseen las normas.

Lo acordado debe satisfacer el interés de todas las partes.- Lo contrario, lleva en sí el germen del no cumplimiento.

Todo acuerdo debe partir de lo mínimo realizable por las partes y la determinación de “realizable” y “posible” debe expresarlo cada una de las partes- Lo contrario, que una de las partes (por ejemplo la Escuela, o quien la representa) trate de definir lo que es interés de las partes o lo que estas pueden comprometerse a cumplir o lo que es posible cumplir, implica contaminar el acuerdo con el germen del fracaso, a corto o largo plazo.

Pero ¿cuáles son las razones para acordar?, podríamos responder el “interés” de las partes por acordar- Esto nos llevaría a reflexionar sobre los intereses de las partes- Es decir debemos poder aceptar que libremente las partes expresen cuál es su interés, aún cuando dicho interés se oponga al nuestro o hasta al de la misma propuesta- Conocer el real interés de cada parte nos llevaría a entender las causas de sus posicionamientos en la negociación-

Lograr que cada una de las partes no que expresen lo que creen es “conveniente oigan las otras partes” como su interés, sino su real “interés” sobre el tema- Nos permitiría formalizar un acuerdo realizable-

Lo que genera el deseo de mantener el acuerdo, es el interés satisfecho- Puede suceder que el interés de un momento cambie, porque las circunstancias cambian y el interés actual, distinto al del momento de acordar, al no verse satisfecho, sea la causa de la ruptura del acuerdo-

Es que todo acuerdo amerita etapas, a modo de ejemplo sería:

1-     Plantear necesidades-

2-     Plantear intereses-

3-     Buscar opciones que cubriendo los intereses resuelvan las necesidades de todas las partes

4-     Análisis de cada propuesta (análisis desde lo deseable de la misma pero también desde la factibilidad de logros)

5-     Elección de una propuesta

6-     Escritura del acuerdo

7-     Establecer fechas de revisión

8-     Establecer posibilidades de encuentro ante la posibilidad que alguna de las partes pueda no continuar con el acuerdo (PREVIO AL NO CUMPLIMINETO)

9-     Seguimiento del acuerdo

10- Evaluación del sentimiento de las partes en la aplicación del acuerdo

11- Información los más rápida posible que se detectan dificultades en cumplimentar el acuerdo o que no se ha cumplido…

El no prever la lista que antecede o alguna organización similar conlleva a que no se percibe el momento en que el acuerdo se deja de lado por una o varias partes, esto conllevaría a una cultura de no respeto por los acuerdos, perdiéndose esta importante herramienta o desluciéndose-

Cuando el acuerdo lleva si la posibilidad de no cumplirlo con aviso previo y posibilidad de reestructuración en vez de no cumplirlo simplemente, se ayuda a que las partes no se sientan traicionadas- Hasta puede servir para que se reconozca, que a uno mismo ya el acuerdo no le está sirviendo sentarse a hacer un nuevo acuerdo-

Tratemos de pensar causas que hacen que un acuerdo no se cumpla:

1- no se respeto el interés de las partes, se impuso el interés de una de las partes

2- se aceptó el acuerdo para evitar un mal mayor

3-el acuerdo establece un agrupamiento, alianza, que sirve para que otros deban hacer acuerdos por otros temas

4-el acuerdo da tiempo para que uno se posiciones distinto, incluso frente al mismo acuerdo

5- nunca se pensó en cumplir con el acuerdo, pero así se evitó exponerse

6- al considerar que las otras partes no están cumpliendo con el acuerdo o lo están bastardeando

7- porque después de acordar uno siente que la otra parte o partes han sacado ventaja sobre uno

Lo que antecede son simplemente algunas opciones de las muchas que pueden existir-

Poder darnos cuenta que existe un abanico de opciones que llevan al incumplimiento del acuerdo, nos ayudaría a ser más cuidadosos en el momento de acordar y en el tiempo y dedicación que otorgamos al seguimiento del acuerdo-

Se puede imponer el propio interés, se puede convencer, se puede confundir al otro, hasta se puede presionar y obligar a acordar lo que no se desea ( la historia esta plagada de ejemplos en este sentido) pero no se puede confiar en el éxito del acuerdo, logrado o tratado de esta manera- Estos acuerdos llevan en sus genes, el incumplimiento, el boicot y hasta el fracaso…generan alianzas que promueven conflictos en otros frentes y provoca un desgaste tal que lejos de servir terminan por agotar y abrumar-

Acordar sin verdaderamente respetar los intereses de los otros, para sostener el acuerdo, se hace necesario generar un sistema represivo lo que a su vez genera una clima de mayor violencia-

Parecería demasiado dramático, pero es lo que sucede en la Escuela cuando se negocia sin respetar en realidad los intereses de alumno/alumnas o de los padres o de los docentes-

Es la aplicación de un sistema de convivencia no consensuado, que permanentemente se boicotea por parte de los alumnos/as- Ante ello la dirección generaría una mayor represión- Con lo que se generaría una mayor resistencia y la ineficiencia por inaplicabilidad del sistema de convivencia, el desborde de los docentes y un mundo de sanciones que generarían mayor resistencia…..

Lo cierto es que acordar implica “reconocer” al otro “como un igual”-

Con los mismos derechos-

Otro que merece ser escuchado, tenido en cuenta-

En realidad “acordar”, lo que realmente es “acordar” implica una actitud de respeto y aceptación por las diferencias-

Concluyendo
El verdadero logro de un acuerdo no consiste en cumplir con las expectativas de logros respecto a lo acordado, el verdadero éxito consiste en que las partes deseen volver a sentarse a dialogar y a acordar.

Sígamos en las redes
Twitter
Visit Us
Follow Me
YouTube
YouTube
Instagram
EMAIL

Comentarios

comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Le parece interesante este artículo? ¡Compártalo en sus redes!

  • Twitter
    Visit Us
    Follow Me
  • YouTube
    YouTube
  • Instagram
  • EMAIL