Con frecuencia surge la pregunta acerca de cuándo puede ser de utilidad  la mediación educativa o se piensa en ella cuando «no sabemos qué hacer » con los conflictos.

Si bien la mediación educativa es mucho más que la «llevarla» de otros ámbitos a la escuela, nos interesa aclarar en qué casos podría ser recomendada como procedimiento de gestión de conflictos entre los alumnos o docentes entre sí.

Creemos necesario aclarar el tema ya que debemos tener en cuenta que la mediación no es un procedimiento «mágico», que puede aplicarse en cualquier caso.

En principio hay tener presente que la mediación se recomienda en general cuando:
1.-Hay relación que se perpetúa en el tiempo, se quiere terminar con el problema pero no con la relación.-
2.-Las partes quieren conservar el control sobre el resultado.
3.-Las partes comparten algún grado de responsabilidad por el estado del conflicto.
4.-Cuando existe variada gama de soluciones.
5.-Cuando la disputa no conviene a nadie y ninguno desea entablar un juicio.-
6.-Cuando no existe gran desequilibrio de poder.-
7.-Cuando se quiere resolver el conflicto rápidamente.

Sin embargo no se recomienda cuando:
1.-Alguna de las partes quiere probar la verdad de los hechos.
2.-Se tienen principios innegociables.
3.-Se tiene interés punitivo.
4.-Se quiere sentar precedente legal.-
5.-No hay interés en llegar a un acuerdo por ninguna de las partes.-
6.-La ley lo limita.

La mediación, en el ámbito educativo aparece como una herramienta útil para mejorar la comunicación, el clima escolar, la formación integral del alumno, la preservación de las relaciones, sin embargo, no se recomienda cuando existe violencia, bullying, Uso de armas o drogas, Abuso sexual.

Cuando la violencia se ha consumado no aparece recomendada la mediación, pero, tal como lo sustuvimos en su oportunidad, las tales manifestaciones aparecen cuando no se encuentran canales adecuados para gestionar los conflictos, es así que la negociación y la mediación serían útiles para dar a los actores institucionales herramientas que permitan evitar llegar a ella, trabajando desde el reconocimiento, análisis y abordaje temprano de los conflictos. 

Insistimos en esta idea ya que en ocasiones se ha querido presentar a la mediación como una herramienta frente al bullying u otras situaciones de violencia.

Por otra parte, la ley del Chaco 4711-hoy 1057 E  por la cual se creó el PLAN PROVINCIAL DE MEDIACIÓN, tiene como uno de sus ejes evaluar la posibilidad de implementar la mediación como etapa previa al sumario administrativo en situaciones entre el personal docente,  siempre que no esté en juego el orden público.

De las investigaciones realizadas hemos concluido  que los conflictos entre adultos  afectan la calidad educativa, que muchas veces ante un sumario se separa al docente del cargo —no porque pudiera entorpecer la investigación o por estar en juego el interés del estado- sino por la conflictiva relación con la comunidad, haciendo que el Estado deba , en estos casos pagar un doble sueldo durante el tiempo que el docente esté separado del cargo- recordemos que el promedio desde la resolución que ordena instruir el sumario hasta la resolución es de más de tres años, llegando algunos a más de diez años de tramitación-

Consideramos que, en estas situaciones que se producen por problemas de relaciones que son «atrapadas» por el sistema formal una instancia de negociación o mediación generaría un espacio para recomponer los vínculos quebrados.

En síntesis, la mediación y sus estrategias  pueden ser de utilidad en el ámbito educativo para tratar conflictos donde se juegan cuestiones de relaciones entre los diferentes actores institucionales y para crear espacios para mejorar la convivencia y el clima institucional.

¿Qué opinan colegas?

DANIEL MARTÍNEZ ZAMPA
MAG. EN ADM  Y RES. DE CONFLICTOS.
PROFESOR EN CS. JURÍDICAS.

Sígamos en las redes

Comentarios

comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Le parece interesante este artículo? ¡Compártalo en sus redes!